5 de junio de 2006

Cambio de chip

Ocurre que agradezco pequeños detalles en la gente que para otros pasarían desapercibidos. Cuando esto me pasa con una mujer, me ilusiono muy fácilmente, tendiendo a interpretar que empatizamos, pero ha llegado un punto en el que no me atrevo a realizar dichas intrerpretaciones (dado mi índice de error en las mismas sobre todo), así que por muy claras que sean no me atrevo. Creo que mis radares están más atrofiados que los del resto de los hombres, que ya es decir.

Eso me ha llevado a cambiar el chip. Ya no pierdo la cabeza por esta chica. Mi única intención es poder decirle, cuando el ambiente sea el adecuado, que me gusta, que me atrae y alguna indirecta directa. Cuando quiero valor no me falta, así que pronto llegará ese momento.